La primavera llega en un frasco de cristal

¡Hola! ¿Qué tal? Espero que estéis bien. Hace unas semanas me invitaron a dar una conferencia en el sur de Francia, justamente en Montpellier. Aunque sé un poquito de francés, no tengo el suficiente nivel como para poder explicarme tan bien como quisiera. Es por esto, que se me ocurrió hacer lo que os cuento […]

¡Hola! ¿Qué tal? Espero que estéis bien. Hace unas semanas me invitaron a dar una conferencia en el sur de Francia, justamente en Montpellier. Aunque sé un poquito de francés, no tengo el suficiente nivel como para poder explicarme tan bien como quisiera. Es por esto, que se me ocurrió hacer lo que os cuento a continuación:

Al subir a la tribuna, me dirigí en silencio hacia la mesa donde me esperaba una enorme botella con una apertura grande. Al lado, tenía un montón de piedras grandes, las cuales comencé a introducir dentro del enorme frasco. Cogieron todas, pero no cogía ni una sola más de las que había. Acto seguido pregunté al auditorio (que por cierto estaban flipando…)

– ¡Buenos días! ¿Alguien de ustedes puede certificar si el frasco está lleno? – A lo que todos respondieron que sí, pues efectivamente no cogía ni una sola más de aquellas enormes piedras.

Sin decirles nada más, saqué una bolsa de mi mochila, con piedras mucho más pequeñas, y comencé a verterlas dentro del frasco, las cuales se iban colando entre las rendijas que quedaban entre las piedras grandes. Fue sorprendente ver como llegué a verter casi un kilo de aquellas piedras.

Después, saqué otra bolsa de plástico repleta de arena fina. Era otro quilo más, que por supuesto conseguí colar entre las rendijas más diminutas que aún quedaban entre las piedras pequeñas y las grandes.

Y finalmente hasta vertí un litro entero de agua, el cual llegó hasta el mismísimo borde del frasco. ¡Ahora sí que no cogía nada más!

¿Qué enseñanza nos presta este ejercicio? – Les pregunté.

– Que aunque parezca que el frasco está lleno, siempre podemos esforzarnos más para meter más cosas… – Respondió alguien desde el fondo.

– Bueno sí… pero no es exactamente ésta la enseñanza que os quería prestar – Respondí yo.- Os propongo otra: “Si no pones las piedras grandes primero, después no las podrás poner pues no habrá sitio para ellas”.

¿Cuáles son las piedras grandes en tu vida? ¿La familia, el trabajo, la fe, tus amigos?, ¿Alguna causa justa?, ¿Ayudar a otros?, ¿Un proyecto que siempre quisiste hacer? ¿Eres tú la piedra más grande o lo son siempre los demás?
Poner las piedras grandes primero, significa tener una vida grande y plena. Nadie se enamora de lo poco importante, sinó de aquello que nos aporta motivación y nos regala vida.

La primavera del alma nos despierta del letargo y nos recuerda que bajo el hielo siempre hay esperanza. Podemos continuar llenando nuestra vida de arena y piedras pequeñas o ¿Sería una valentía dedicar la vida a aquello que tanto amas?

¡Bienvenida primavera!

Santi

Un solo lugar y dos corazones para mantener…

¡Hola! ¿Cómo fue el verano?

Espero que muy bien. Yo vuelvo en una semana… Han sido dos meses de pasear por el mundo, contemplando, viviendo y agradeciendo. Y ahora, a una semana de volver, comienzo a despedirme de lo que ya comienza a ser un rico y bello pasado.

A final del mes de julio, en un pueblecito en la costa oeste de Irlanda, un viejecito, me contó esta historia… espero que os guste:

Había una vez un alumno que preguntó a su maestro:

– ¡Maestro! ¿Cómo es tu corazón?

– ¿A cuál de los dos te refieres?, pues dos corazones tengo. – Respondió el maestro.

– ¿Tienes dos corazones, Maestro? – Preguntó el alumno con mucha curiosidad.

– Por supuesto, aunque uno casi ha muerto. Uno es el corazón inocente de un niño dispuesto a darlo todo. Es el más amoroso, tierno, comprensivo, atento y perdonador. Un corazón sin duda que me da la paz. Sin embargo, tengo otro: el corazón de un lobo sangriento que me hace odiar, que me hace gritar y ser duro. Este corazón me hace herir profundamente a quien más quiero y a quien no me importa. – Respondió el maestro.

El alumno quedó pensando y después de un silencio, volvió a preguntar:

– Maestro, ¿Y yo? ¿Cómo podré hacer que muera el terrible lobo que hay en mí y crezca el corazón repleto de amor y de paz del niño?
El maestro, sonriendo y sin levantar la mirada del suelo, le dijo:

– Aquél de los dos a quien tú alimentes, será el que podrá crecer dentro de ti y te haga latir cada día de tu vida.

Un abrazo fuerte y feliz retorno!

“Dicen que había una vez un lugar donde para conseguir algo, todos se tenían en cuenta. Las personas eran más importantes que la posición, el poder o la fuerza”.

Este es un pequeño texto que me impresionó mucho. Habla de la manía que tenemos los seres humanos de actuar primero y preguntar después, y de la obcecación que tenemos cuando creemos que tenemos la verdad absoluta y avanzamos sin escrúpulos por encima de los demás. Y a veces, cuando dudamos, simplemente hacemos uso de la siempre inútil violencia… Espero que os guste.

Conversación radial en altamar
Esta es la transcripción de una conversación radial entre un buque de la Armada de los Estados Unidos y autoridades canadienses costeras de Newfoundland en octubre de 1995.

Americanos: Por favor, cambien su curso 15 grados al norte a fin de evitar colisión.
Canadienses: Recomendamos que USTED cambie SU curso 15 grados al sur a fin de evitar la colisión.
Americanos: Les habla el capitán de un buque de la Armada de los EEUU. Repito: cambien su curso.
Canadienses: No. Repetimos, ustedes deben cambiar su curso.
Americanos: ESTE ES EL PORTAVIONES ‘ABRAHAM LINCOLN’, EL SEGUNDO BUQUE EN TAMAÑO DE LA FLOTA DE ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA EN EL ATLÁNTICO. NOS ACOMPAÑAN TRES DESTRUCTORES, TRES CRUCEROS Y NUMEROSOS BUQUES DE APOYO. DEMANDO QUE USTED CAMBIE SU CURSO 15 GRADOS AL NORTE, O TOMAREMOS MEDIDAS PARA GARANTIZAR LA SEGURIDAD DE ESTE BUQUE.
Canadienses: Este es un faro. Ustedes deciden si quieren seguir su curso.

Nuestro mundo es limitado… no podemos seguir abusando de él.

Las personas son sensibilidad… no podemos seguir abusando de ellas.

Un día, cuando tengamos que dar un paso adelante…

Un día, cuando tengamos que dar un paso adelante, tendremos antes que recorrer el camino hacia el principio; y tendremos dos posibles compañías: nos acompañarán el miedo de nuestra historia no perdonada, o el amor de la reconciliación con nosotros mismos y con nuestra historia… Ya ves, un destino hacia adelante con formas de pánico […]

Un día, cuando tengamos que dar un paso adelante, tendremos antes que recorrer el camino hacia el principio; y tendremos dos posibles compañías: nos acompañarán el miedo de nuestra historia no perdonada, o el amor de la reconciliación con nosotros mismos y con nuestra historia…

Ya ves, un destino hacia adelante con formas de pánico y olvido, o de Paz y Esperanza.

“Haz que tu pasado no sea una pesada carga, sino una rica herencia, fuese cual fuese tu pasado” (‘RE-SER’)

La perseverancia, la creación y el arte…

‘En el sin cesar del pequeño río  contra la roca, siempre triunfa el pequeño río… no porque sea más fuerte, sino porque persevera’ Una vez me preguntaron que si me encontrase en mi camino con una piedra enorme ¿Qué haría para poder continuar? Yo respondí que quizá me armaría de fuerza y la intentaría apartar. […]

‘En el sin cesar del pequeño río  contra la roca, siempre triunfa el pequeño río… no porque sea más fuerte, sino porque persevera’

Una vez me preguntaron que si me encontrase en mi camino con una piedra enorme ¿Qué haría para poder continuar?
Yo respondí que quizá me armaría de fuerza y la intentaría apartar.
O bien, me armaría de astucia y la intentaría escalar…
O a lo mejor me sentaría en el camino pensando en mi desgracia y me lamentaría por haberme encontrado con aquél escollo en mi vida.

Sin embargo, mi maestro me dijo:

– ¿Y si pruebas a esculpir la piedra y la conviertes en una obra de arte? ¿Y si dedicas tu tiempo a crear y recrear aquella piedra en la más bella estatua? ¿No sería eso arte? ¿No sería eso convertirte en ingeniero de la vida?
¿Y si cuando acabes, te queda espacio sobrado por los lados, para poder pasar tú y todos los que vengan detrás?

Absolutamente todas las bellísimas esculturas, fueron un día una ruda y enorme piedra en el camino del artista que decidió transformarla.

Un abrazo a todas y todos los artistas que ven más allá de las piedras del camino y esculpen en ellas cada día bellos momentos y nuevas oportunidades.

Hola…

Ayer, como algunos ya sabréis, impartí una conferencia en Barcelona. Lo pasé muy bien, no tanto por lo que dije, sino por la inmensa y cálida compañía de la que fui rodeado.

Sin duda soy una de aquellas personas que siempre se siente afortunada, y a las que la vida no deja de regalar buenos momentos.

Espero que, tanto para los que estaban como para los que no pudieron venir, esta vida siga siendo como un ‘patio de colegio’, donde todos podamos tener nuestro trocito para jugar, nuestros buenos amigos para compartir y días de sol para sonreír.

Gracias a quien nos prestó su techo, el Corte Inglés, especialmente a Eva, que mostró su impecable y atenta profesionalidad. Gracias a mi queridísima Editorial, RBA-Integral, a Clara y a Txell, que organizan estos buenos momentos y me acompañan en esta aventura.

Y por supuesto GRACIAS a todas las personas que estuvisteis, porque “ESTAR, para los seres humanos, es tan importante como SER

“Bon camí!”

A vuestra disposición.

¡Un abrazo fuerte!

fotografía: Óliver Miranda

“Desde un lugar lejano… Feliz Navidad”

A veces nos empeñamos en enseñar a los demás hacia donde tienen que ir o qué es lo que tienen que hacer…

A veces pienso que una persona es como una semilla, y que ella, aunque no sea consciente, ya sabe como llegar a ser árbol.

Es por eso, que para que pueda devenir su insospechado camino, sólo hay que acompañarla, regarla, cuidar de ella, dar esperanza… “La vida se abre camino” muy a nuestro pesar, y siempre sale adelante.

¡Feliz Navidad y Confianza para todas las semillas!

¿Sumar o restar?

Es fácil restar tiempo a la vida… pero, ¿es fácil sumárselo? ¿Cuál es la operación que mejor sabes hacer? En tu vida el tiempo vivido, ¿suma o resta? El tiempo que suma te hace ser más joven, más pleno y más eterno… El tiempo que resta te hace ser más viejo, más vacío y más […]

Es fácil restar tiempo a la vida… pero, ¿es fácil sumárselo?

¿Cuál es la operación que mejor sabes hacer?
En tu vida el tiempo vivido, ¿suma o resta?
El tiempo que suma te hace ser más joven, más pleno y más eterno…
El tiempo que resta te hace ser más viejo, más vacío y más caduco…

Te propongo un viaje: un viaje a lo pequeño, a lo más pequeño.

Dicen que en cada instante hay escondido un motivo tan cautivador que nos podría conmover la vida entera. Un instante podría ser igual a una eternidad.

¿Cuántas veces detrás de un pequeño y maravilloso momento ha comenzado una gran etapa en nuestra vida?

El verano es una increíble oportunidad para estar más vivo que nunca: Para detenerse en los instantes más pequeños e imperceptibles de cada momento. Para estar más cerca que nunca de las personas a las que amamos… El tiempo amado compartido es doblemente vivido…
Allí, justo allí, se esconde el sentido y el placer, la calma y la pasión, lo genuíno y lo imprevisto, el azúcar y la sal.
Nuestro entorno, en sus sutilezas, nos da las pistas para crecer y ser cada día más jóvenes que ayer. Estad atentos: La luz del sol, la eternidad del mar, el tacto de la arena, la frondosidad de los bosques, el color de los prados, la suavidad de las brisas, el aroma del amor al calor de un atardecer…
Comparte más atardeceres, haz más travesuras, arranca más sonrisas a la gente, descálzate más amenudo, corre tres riesgos al día que te hagan reir, déjate sorprender, emociónate, piérdete más amenudo y abraza con más fuerza.
No dejes pasar en vano, este tiempo de sol, de calor, de miles de detalles… Ellos, los detalles, son tu gran oportunidad para redescubrir tu brillo interior, tu chispa, tus ganas de vivir.
Detente en los detalles y regala miradas de bondad y estima.
Buen verano.

Porque en cada día, sin duda, hay un nuevo amanecer.

Despegar, emprender, alzar… un nuevo viaje nos espera.

RE-SER es tiempo para renacer.
Por todos aquellos que duermen, que tengan la esperanza del despertar.

Por aquellos que sufren y temen, que tengan la esperanza de libertad.

Por aquellos que viven atados, que un día cercano noten el aflojar de su pesar.

Por aquellos que hace demasiado tiempo que son pero no están…

Que nuestros gestos y palabras ofrezcan más esperanza y más despertares,
que dejemos de atar y liberemos más,
que seamos más presentes y marginemos menos.

Ojalá demos más abrazos, más sonrisas y más ánimos.

RE-SER es cosa de todos y es cosa de ti. ¿Podremos hacerlo juntos?

Despertar… Suena bien esa canción.

Buen viaje…

Es tiempo de RE-SER

La primera Navidad de RE-SER…

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=pVyNAT9gSGE] RE-SER Navidad 2008 (castellano) [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=TQhtpjhMstw] RE-SER Nadal 2008 (català) “RE-SER y Navidad son palabras muy parecidas… volver a ser, volver a creer, a sentir: una nueva oportunidad, un nuevo amanecer” “En medio de la noche, se hizo la luz.” “No hay una noche sin un nuevo amanecer.” Durante estos años, me he encontrado tantas […]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=pVyNAT9gSGE]
RE-SER Navidad 2008 (castellano)

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=TQhtpjhMstw]
RE-SER Nadal 2008 (català)

“RE-SER y Navidad son palabras muy parecidas… volver a ser, volver a creer, a sentir: una nueva oportunidad, un nuevo amanecer”

“En medio de la noche, se hizo la luz.”

“No hay una noche sin un nuevo amanecer.”

Durante estos años, me he encontrado tantas veces con la oscuridad, que siempre me atrapó por completo la idea de hacer un agujero por donde hacer entrar la chispa de una linterna.

Alguien, del que siempre renegué, y del que tanto ahora recuerdo con cariño, me enseñó que siempre hay una llama para una vela, por muy apagada que esté. Una vela se hizo para brillar, éste es el “sino” de cualquier persona: brillar, despertar, renacer… Navidad al fin y al cabo.

¿Y cómo se pudiera hacer tal cosa? Cada vez que haces que sea Navidad para alguien, entonces te llega la Navidad a ti. La Navidad, para que se manifieste, debes compartirla. Si la retienes… se diluye. Por cada gesto hecho por y para alguien, hecho desde el corazón, la llamita del renacer se enciende en uno mismo. Pruébalo y ojalá sigas siendo Navidad el resto de tus días.

¡Feliz Navidad!