Personas de cristal

¿Quién no ha sido alguna vez víctima de la manipulación emocional? Definición del concepto ‘personas de cristal’: Son personas tan sensibles a cualquier situación externa o a cualquier interrelación con otras personas que una simple mirada, un gesto, una palabra, se perciben enseguida como algo negativo y se sienten heridas y agredidas con facilidad. Escuchar […]

¿Quién no ha sido alguna vez víctima de la manipulación emocional?

Definición del concepto ‘personas de cristal’:

  • Son personas tan sensibles a cualquier situación externa o a cualquier interrelación con otras personas que una simple mirada, un gesto, una palabra, se perciben enseguida como algo negativo y se sienten heridas y agredidas con facilidad.
  • Escuchar algo sobre sí mismos que no les gusta, les suele sentar mal y suelen darle la vuelta para atribuírlo negativamente al emisor del mensaje. No están dispuestos a dejar de ser ‘Peter Pan’ o la ‘Bella Princesita’ (que a estas alturas se sigue creyendo veinteañera cuando ya tiene sus ochenta venerables…)
  • Son personas que sufren mucho y no soportan el dolor, por eso, a la desesperada y sin ser conscientes de lo que hacen, se manifiestan de formas poco constructivas y tóxicas.
  • Miran la vida pasar desde sus vitrinas, autoconstruidas a medida para no tener que ser tocadas, solamente admiradas. Socialmente son muy limitadas, aunque algunas veces pueden parecer todo lo contrario: se desmoronan ante una mirada, ante alguien aparentemente más atractivo, luchan por el poder o se deprimen ante el adversario
  • Pierden la oportunidad de ser personas genuínas, para pasar a ser personas con entornos anestesiados, acolchados… personas necesitadas, al fin y al cabo.
  • Suelen tener problemas relacionales, pues el contacto personal las hiere y les hace daño. Se niegan a crecer. Me gusta llamarlas ‘personas de cristal’, porque son muy frágiles, tienden a romperse con facilidad.

Sus respuestas ante el ‘no’ y el dolor suelen ser de tres tipos:

1.- Huir: personas que nunca se enfrentan a situaciones adultas con madurez. Enseguida que aparece la palabra ‘compromiso’, ‘responsabilidad’, ‘esfuerzo’… marchan, huyen, mienten, tergiversan…)

2.- Agredir: personas agresivas, que no tolerarán que no se haga lo que ellas quieren, o que no se piense como ellas piensan… Utilizarán la agresión para garantizar su retribución emocional, su estatus, su querer. Un ‘Peter Pan’, no está dispuesto a que nadie le gane, ni una eterna princesa a que pongan en duda su inmaculada y pretendida belleza.

3.- Esconderse (personas que ante el dolor/la impotencia/el reto, se callan, lloran rápidamente, no son nada asertivos, se deprimen, se autoarrinconan, renuncian…

Los roles que se establecen
La persona de cristal es un ‘Peter Pan’ (eterno…), o una Princesita eterna (o como me gusta llamarlo también ‘Complejo de Estrellita Verdiales’: una eterna promesa de la copla, que nunca llegó a triunfar, y ahora, con cuarenta años, sigue vistiéndose de niña, sigue hablando como si fuera una estrella de la canción, firma autógrafos pensándose que son pretendidos, y esconde y elude cualquier alusión a su situación real y adulta.

Son:

  • Hijos consentidos eternos…
  • Tienen derechos, pero no obligaciones.
  • Su rol es pedir, exigir, pide sentirse amada sin tener en cuenta al otro, hace trastadas y pataletas, se salta las normas sociales, de pareja, relacionales, de trabajo, acusa, hiere, sino se le da lo que demanda.
  • Son personas para las que la vida se convierte en un patio de colegio eterno, donde no se asume ‘su adultez’.
  • Necesitan tener sus vidas ‘aseguradas’… no están dispuestos a que les pueda pasar un imprevisto, descontrolado, que les pueda hacer recordar lo que son.
  • Reaccionan muy mal al castigo y no consentirán en absoluto no conseguir su objetivo.
  • Son personas que necesitan andar entre cojines y almohadones, entre autocomplacencia y reconocimiento constante, de lo contrario, no harían nada.
  • Pueden agredir a su ‘Wendy’: las buscan, las forman y las entrenan para seguir su andar personal de ‘Peter Pan’ o Princesita eterna.

Su complementario es una persona ‘Wendy’: Una persona que hará todo lo que haga falta para complacerle.
Ésta llegará incluso a perder la oportunidad de hacer su vida y realizarse a cambio de vivir la vida de su ‘Peter Pan’, y envejecer prematuramente.

  • Suelen tener roles relacionados y parecidos a madres consentidoras.
  • Su rol consiste en regañarlo, aconsejarlo, reírle todas sus gracias, justificar todas sus chiquilladas y trastadas. Inmadureces, al fin y al cabo, más relacionadas con su infantilismo persistente que con su adultez.
  • Se dedican a poner almohadas, cojines y alfombras necesarias para que sus Peter Pan/Princesitas, no se tengan que esforzar, ni sufrir.

En parejas encontramos las siguientes características:

El rol acaba siendo el siguiente: uno que hace padre o madre y el otro que hace de hijo o hija.

El comportamiento del padre o madre (‘Wendy’) suele manifestarse en:

  • Regaños
  • Complacencia
  • Justificación de las trastadas (sean las que sean, que hace su pareja (hijo/a), acabando por aceptar lo inaceptable.
  • Cambiar pañales (solucionar/limpiar/resolver los ‘fregaos’ en los que se mete su pareja…)
  • Envejecer (como lo hace cualquier padre/madre, respecto a su hijo/hija)

El comportamiento del hijo/hija (‘Peter Pan’/Princesita) se manifiesta en:

  • Falta de compromiso
  • Actitudes de exigencia/insistencia
  • Hacer trastadas cada vez mayores (haciendo lo intolerable)
  • Hacerse pipí encima (Meterse en problemas innecesarios que comprometen a su pareja y a la estabilidad…)

Estos dos roles los encontramos entre amigos adultos, entre parejas adultas, en ambientes laborales,…

Tienen ‘tolerancia cero’: seres de piel fina…
Establecen un tipo de relación con el mundo en la que necesitan estar siempre en posesión de la razón. Han de mantener su estatus a cualquier precio. Si no es así, enseguida se hacen daño y responden al dolor con prepotencia, con agresión, con pataletas, con venganzas o retraimientoTal como y lo haría un niño pequeño con escasa educación emocional.
Vidas anestesiadas, piel poco curtida, poco bronceada, con facilidad para la irritación… Invalidez social.

El paradigma relacional es el siguiente: “yo quiero que tu hagas aquello que yo quiero que hagas” (y si no es así… comienza la guerra)

Complejo del ‘pecho eterno’
Cuando éramos pequeños y teníamos hambre, simplemente llorando y alzando un poco nuestra voz en forma de llanto o chillido, enseguida teníamos nuestro alimento. Llorar, gritar y montar el numerito, es una forma de conseguir “lo que yo quiero”, sin tener en cuenta a la otra persona.

En estos casos, no hay diálogo ni se persigue ningún acuerdo consensuado.
Hay una falta enorme de empatía, no saben ponerse en el lugar del otro.
Cuando nos vamos haciendo adultos, aprendemos a pedir aquello que queremos teniendo en cuenta a las otras personas, a la otra parte:

  • Aprendemos a dialogar
  • A ser empáticos
  • A entender que en el mundo, el otro también cuenta.

Si este aprendizage no se hace, nos convertimos en personas infantilizadas que crecemos prescindiendo de los otros. (los eternos ‘Peter Pan’… las eternas princesitas…)
Lo más importante para estas personas es conseguir a costa de lo que sea, su objetivo, de lo contrario, sufren mucho.

¿Qué podemos hacer?

  • Por supuesto, lo primero y más importante es reconocernos a nosotros mismos cuál es nuestro rol y reconocerlo en el otro. Éste ya es un paso de gigante.
  • La educación emocional-social se lleva a cabo durante la adolescencia y más tarde durante toda la vida. Vale la pena potenciar las actividades y la participación social en ambientes abiertos y diversos, culturales, de ocio, deportes, convivencias,… (Exposición social, siendo consciente de que el roce puede ser muy enriquecedor)
  • La adolescencia es una etapa clave de aprendizage emocional y social, pero la buena noticia es que siempre estamos a tiempo de cambiar si somos conscientes de ello.
  • Es necesario hablar de lo que nos pasa, de lo que sentimos. Recordemos que hablando estructuramos y damos forma a nuestro pensamiento y a nuestras emociones.
  • Evitar hablar cuando la persona de cristal está fuera de sí, pues aquello que ella quiere es precisamente que entres en su juego (quiere afectarte emocionalmente con su llanto/pataleta/chantage emocional para conseguir su objetivo)
  • No entrar en el comercio/chantage emocional al que intenta someterte… Es necesario mantenerte en tu sitio y no claudicar. Será necesario obviar. Que esta persona sepa que así no conseguirá nada de ti.
  • Cuando pase la tormenta emocional, será necesario hablar. Este es el momento de hablar sobre ¿qué es lo que pasó? ¿Cómo lo podríamos haber resuelto? ¿Cómo me sentí yo? ¿Y cómo te sentiste tú? (Forzamos la empatía del otro…)
  • Aprender a dialogar consensuadamente y con empatía en momentos de relajación emocional, nunca antes.
  • No hacer el trabajo del otro: le puedes dar recursos, pero deberá hacerlo él. Los ‘Peter Pan’ y las Princesas eternas deben cargar con su responsabilidad, sino nunca crecerán, ni podrán ser adultos felices. Cada vez que accedemos a la demanda infantil o le solucionamos la vida, le impedimos que adquiera competencias.
  • Pedir ayuda… no siempre podemos solos. Recuerda que cuando trabajamos en equipo, todo sale mejor.
  • Recuerda que tanto las personas de cristal como las ‘Wendy’, están motivadas por la emoción ‘miedo’, no lo hacen porque quieren, sino porque no saben hacerlo de otra manera.
  • Hacerlo con cariño, pues es la única manera de llegar a la otra persona y ayudar a que se puedan transformar.
  • En cualquier caso, estate atento/a, pues estos roles son complementarios y precisan de sus complementarios, por lo que tanto ‘Peeter Pan’, como ‘Wendy’, se buscan y se detectan mutuamente. Recuerda el concepto del que ya hemos hablado en otras ocasiones sobre el ‘Radar Relacional’.

¡Un abrazo!

Fotografía de Cristina. (Midi d’Ossau en mar de nubes)
Texto de Santi López-Villa

El sonido de un abrazo

¿Has oído alguna vez el sonido de un abrazo? Una imagen tan bella como el enredarse y confundirse con otra persona emite una melodía: una banda sonora increíble que acompaña tan precioso instante. Te lo aseguro: un abrazo suena, sutil, pero suena. No todo lo que no oyes, no es porque no suene, sino simplemente […]

¿Has oído alguna vez el sonido de un abrazo?

Una imagen tan bella como el enredarse y confundirse con otra persona emite una melodía: una banda sonora increíble que acompaña tan precioso instante. Te lo aseguro: un abrazo suena, sutil, pero suena. No todo lo que no oyes, no es porque no suene, sino simplemente porque no lo oyes.

Todo tiene un sonido: una mirada, una naranja, un “te quiero”, un refresco o el cerrar y abrir de una puerta.

Percibir la realidad desde sentidos diferentes a los que solemos utilizar, nos hace más conscientes y nos permite disfrutar más: nos conecta con la vida y con nosotros mismos; reduce el conflicto y el estrés, y aumenta la paz interior.

Todo nos habla musitadamente con una hermosa canción: un beso, un andar, un verano, un ticket de metro o una taza de té.

Escuchar a aquello que nadie escucha lo dignifica y lo revaloriza. Dar reconocimiento a lo silenciado te hace ser más libre y más cómplice de la vida.

Cuando esto sucede, percibimos más coherencia y más sentido, más autenticidad y sinceridad: vemos más amigos y menos problemas.

Aquello que se toca también se puede oír. Tocar sin oír es como quitar la música y la voz a una película: es como ver como alguien toca una guitarra pero sin poderla oír. Prescindir de lo que se oye nos aleja de la historia de la cual somos protagonistas, nos desorienta y nos muere.

Acostúmbrate a escuchar los instantes, lo que no se oye, lo que aparentemente solo se ve o solo se toca. Presta atención cuando te despiertes, cuando vayas a dormir, cuando vayas a hacer el amor. El mundo se manifiesta en cada detalle y te canta una delicada canción. No te la pierdas: no ensordezcas. El mundo musita para ti.

Ningún abrazo suena igual: la canción de amor que produce el abrazo de la persona que amas, el de la alegre melodía que canta el del saludo, el susurro más íntimo del más amoroso y tierno, el que llora en la despedida o el que anuncia la esperanza de una nueva relación: Tantas canciones para tantos abrazos.

¿Cómo te vas a perder tan espléndida melodía? Guarda silencio en tu interior y podrás escuchar el rezo cantado de nuestro cuerpo al fundirse con el otro. Silénciate y escucharás la bruma sonora de cada gesto, de cada instante.

Estate atenta, pues está sonando para ti una bella melodía en cada tacto. Escúchala y abrirás los ojos a la hermosa creación que te envuelve, a otro mundo paralelo que musita dulce y hermoso para ti. Serás feliz y la vida te parecerá una constante y siempre bella canción de amor.

Un abrazo:

  • Provoca silencios. Provocar más silencios en tu día a día, hace que tu oído pueda reeducarse y acostumbrarse a oír aquello que ahora no oye.
  • Intenta acariciar sutilmente aquello que ves, aquello con lo que trabajas, aquello que haces… acariciar no es igual que tocar. En la caricia está la comprensión y el sentido. Verás como a través del tacto acariciado discretamente por la curiosidad y el cariño, se abren ante ti una infinidad de sensaciones que te permitirán tener más conciencia de todo lo que haces, de aquello que te rodea y que a veces te parece rutina. La caricia a lo cotidiano te accede al placer y a la paz contigo y con lo que te rodea.
  • Acaricia los ingredientes con los que vas a preparar la comida, tus sábanas que te dormirán, las plantas que adornan tu jardín, el lápiz antes de escribir, la llave que te va a abrir una puerta, la ropa que te va proteger, o el interruptor que te va a dar luz. Cuando acaricies sé consciente de ello y acércate a su realidad. Agradece como todos los detalles que te rodean te hacen más fácil y agradable la vida.
  • Sé cercana y acaricia a las personas que estimas. Da más abrazos, ten más miradas y escucha lo que nadie oye.
  • Da más abrazos, intercambia más miradas y escucha lo que nadie oye. Coge las manos de tus amigos con más asiduidad. Acaricia los rostros de los niños. Besa más a tus mayores. Da más besos y detente en ellos un poco más: escucha su canción. Accederás a una realidad inmensa que te llenará y en la que te sobrarán las palabras para expresar tantas bellas sensaciones. Todo tendrá más sentido, menos penas y más alegrías.

Fotografía de Cristina. (Valle de Estós, Huesca)

Texto de Santi López-Villa
Publicado en la Revista ‘Mente Sana’, nº 41, Octubre-Noviembre de 2008.

Tendremos que calmar el alma

Cuando ya no nos quede más ánimo que nos mueva. Cuando ya no hayan montañas para subir que nos motiven. Cuando “llorar sin saber porqué”, sea más habitual que reír sin poder controlar. Cuando ya no hayan más que reproches y sinsabores en tu día a día… Tendremos que calmar el alma. Porque quizás la […]

Cuando ya no nos quede más ánimo que nos mueva.
Cuando ya no hayan montañas para subir que nos motiven.

Cuando “llorar sin saber porqué”, sea más habitual que reír sin poder controlar.
Cuando ya no hayan más que reproches y sinsabores en tu día a día…
Tendremos que calmar el alma.

Porque quizás la calma nos reanuda.
Porque nos da descanso.
Porque es más natural y más humana.
Porque nos permite mirarnos con sinceridad.
Porque calmados nos acercamos y veloces nos distanciamos.
Porque cerca de nuestra persona amada sentimos que el tiempo también se calma y no pasa.
Porque las heridas son de rápidas hemorragias y se curan con el tranquilo perdón y “despacias” miradas.
Tendremos que dar calma a quien sufre, a quien pena, a quien corre a la desesperada
Sólo está en tu mano tranquilizar, y quien calma es calmadoEse es el trato.

Si el sinsentido es demasiado habitual en tus mañanas,
si la noche pasa con más duelo que alegrías,
si no hay quien te cuide de verdad, quien te mime a tus espaldas,
si tus rutinas son más grises que azules…
Tendremos que calmar el alma.

Que sea esa nuestra labor primera.
Que quien pase a nuestro lado nos preste paz.
Y que quien nos acompañe se lleve un vaso de tranquilidad.
Reconozcamos a quien vive cerca nuestro y a quien vive lejos.
Deja el miedo y ponte el sombrero de la estima.
Tendremos que reconocer nuestro pasado y amar nuestra historia sea cual sea.
Porque somos el fruto de nuestro pretérito y tendremos que ofrecer perdón y ser perdonados.
Y te lo aseguro: sirve y humildea y tú serás calma.

Respetemos a quien nos dedica una mirada y a quien ni nos mira.
Tranquiliza, comprende y estímate, y serás calmado y calmada.
Espíritu tranquilo y vidas serenas: curar, reconocer y llorar, nos calma y nos alegra el alma.

Quien no ha cargado tantas veces con su tedioso miedo a sus espaldas y no hemos sido capaces de ponerlo a nuestro a lado para caminar juntos…

Y la mañana llegó, y con ella el despertar. La voz de un humano me acabó de levantar de mi lecho de hojarasca. Era un guarda forestal.

Enseguida me incorporé y me presenté. Me preguntó si me encontraba bien. A lo que yo le respondí muy afirmativamente.

Enseguida noté una ausencia. Por más que busqué, mi amigo miedo no estaba: se había ido. Creo que se fue de madrugada, justo al salir el sol. De hecho, creo que en el momento en que lo dejé tranquilo a mi lado, creyó que ya no tenía sentido continuar conmigo.

La verdad es que me apenó mucho no poder darle los buenos días. ¡Tenía tantas preguntas que hacerle! Espero volver a encontrarlo y continuar la amistad que comenzamos la noche anterior. Espero que no ande lejos, que no ande perdido, que tenga ganas de volver a hablarme de tú a tú. Él sabe que ya no podrá mirarme más por encima del hombro. Ahora nos podemos mirar a los ojos y contarnos qué pasó, cómo fue, quiénes somos él y yo y de dónde venimos. La verdad es que me sentí un poco solo sin él… Mi compañero de viaje de tantos años, que tanto me había subyugado y que ahora nos habíamos dado la mano, me había dejado.

Mientras caminábamos hacia la civilización, le pregunté al guarda forestal (que por cierto se llamaba Nico), como se llamaba el lugar donde me encontró. Él me comentó que justo el enclave donde pasé la noche se llamaba “La veu de l’abisme”, en recuerdo a las águilas que gritan cuando pasan por allí, pues anidan justo encima del acantilado.

Me gustó el nombre. Pensé anotarlo en mi cuaderno. También le pregunté por mi otro amigo, el ya olvidado plantígrado, al que no había conseguido ver. A lo que me respondió que podía ir tranquilo, justamente por aquella zona no había osos, pues hacía meses que lo tenían localizado a muchos kilómetros de allí.

Al llegar al refugio, me acerqué a la chimenea y pedí a la chica de la barra un buen colacao caliente y pan con tomate con un queso exquisito de montaña… ¡Ni te cuento cómo estaba el tema gastronómico! (por no comentar otros temas…) Qué bueno sabe todo cuando el paisaje es tan bello y cuando el paisaje del pasado lo ha sido más.

Yo ya estaba pensando en la vuelta, pues era domingo y el lunes debía estar en Barcelona para ir al trabajo. Qué lejos me quedaba mi quehacer habitual después de aquella preciosa experiencia que aquella tierra me había ofrecido.

Cuando acabé de almorzar y justo estaba para marchar, entró un pastor dispuesto a tomar algo. Nos saludó, y entre un malhumor y un hacerse de rogar, nos dijo apesadumbrado:

–    Esta noche… El oso ha rondado por este valle.
–    ¿Lo has visto? – Dijo alterado Nico. – No puede ser, lo tenemos ubicado muy lejos de aquí. Hace muchos meses que no merodea por estos valles…

A lo que el pastor añadió:

– Mira joven, vengo justo del lugar donde el oso ha dormido esta noche. Llevo siguiendo su rastro desde hace días.

– ¿Donde dice usted que ha pasado el Oso la noche? – Preguntó Nico.

A lo que el anciano pastor dijo:

–    Justo debajo del acantilado de las águilas: en “la veu de l’abisme”. Allí tenía su lecho acomodado entre ramas y hojas. Justo entre dos rocas gigantes. Allí ha pasado la noche.

Sin levantar la mirada de la mesa y sin decir ni una sola palabra, una sonrisa interior me desdibujó el alma y me sangró de emoción.

Mi anhelo me había querido encontrar…

Fin.

  • Nada es tan distante ni tan cercano, más allá de nuestras creencias: Tan lejos y tan cerca a la vez.
  • Mi amigo, el oso, me enseñó que él no era el rei de la montaña, sino que pertenecía a ella y para ella vivía. Él, el más grande y poderoso, era su servidor. Ojalá los seres humanos nos creyésemos menos dueños y tuviésemos más sentido de pertenencia. Seguramente tendríamos más autoestima y menos ego: más estima y menos miedo. Ojalá fuésemos más servidores…
  • Me enseñó que encontrar es más importante que buscar.
  • Que quien acoge encuentra.
  • Que “estar” supone reducir el miedo al otro y permite que ese otro pueda abrir los ojos a la belleza que le rodea.
  • Que no eres tú quien lo puede encontrar sino que él se manifiesta cuando estás preparado para no depender de él.
  • Que el liderazgo siempre es una actitud de servicio, nunca de dominación. La dominación es “baja autoestima”.
  • Que la máxima fuerza se muestra desde la aceptación que él me prestó.
  • Que la cercanía es más sutil y poderosa que la distancia.
  • Que su cercanía me hizo amigo de mi miedo y me dejó dormir en paz y a su lado.
  • Que acercarse a alguien es un arte que transforma… a mí me transformó.
  • Que “estar” no siempre es ver, pero siempre es sentir.

¡Gracias Amigo!  No lo olvidaré…

Siempre he pensado que cuando no hay luz que te alumbre, es cuando tiene que brillar más que nunca la luz propia: la luz de uno mismo.

El día siguiente comenzó soleado y alegre. Los temores por el oso acosador de ovejas, habían disminuido en aquel pueblo. Pasé el día siguiendo mi ruta trazada la noche anterior.

Después de comer en un paradisíaco lugar, pensé en la posibilidad de adentrarme en uno de los bosques más bellos que había en aquella comarca pirenaica.

No tenía muy claro si tendría suficiente luz del día o se me echaría la noche encima. Así, que abrí el maletero del coche y cargué en mi mochila un saco de dormir y algo para comer.

La entrada en aquél bosque era tan impresionante… Cientos de abetos enormes, que tan tupidos, impedían la entrada del sol bajo sus ramas. Adentrarse en aquella frondosidad suponía dejar de ver la luz del día

– ¿Cómo sería de noche si de día era tan oscuro? – Pensé yo.

Comencé a subir camino arriba, y así que me adentraba entre aquellos troncos, un ocaso de luz se cernía tras mis pasos. Hasta el silencio cobraba otro valor en aquel espacio que no dejaba entrar más sonido que el propio de los animales y el viento que allí paseaban. Sin embargo, he de reconocer que las sensaciones eran tan bellas, inmensas y salvajes. Todo hacía estremecer: Vida en estado puro, un regalo para el espíritu.

Fueron tantas las imágenes que me sorprendieron, que no pude evitar pensar que una morada como aquella no podía ser otra que la de mi amigo oso. ¡Qué listo el colega! Un rey con reino, un ser libre en un paraje profundo y bello.

Sin darme cuenta, el sol se desanimó del todo a continuar intentando traspasar las intraspasables ramas de aquel jardín natural y finalmente se fue al otro hemisferio del planeta a probar suerte. Y efectivamente, si antes había poca luz, ahora no había ninguna.

Creo que un atisbo de miedo me sobrecogió, pues ya estaba muy lejos de la civilización, y mis recursos eran mi cuerpo y el contenido de la mochila. Me sentí como cuando alguien entra a hurtadillas en casa de alguien a quien no conoce. Me sentí como en la casa de otro ser, al que no había pedido permiso para entrar. La verdad es que tuve miedo.

Sin embargo, continué con una linterna mi camino para encontrar un lugar seguro donde poder dormir aquella noche. Siempre he pensado que cuando no hay luz que te alumbre, es cuando tiene que brillar más que nunca la luz propia: la luz de uno mismo.

Y el tiempo pasaba y el cansancio aumentaba… y la luz (más bien la batería), desfallecía. Más que nunca entendí lo importante que es garantizar el combustible de nuestra luz propia… yo no lo hice, y sobre las 11 de la noche, cuando más frío y más ensombrecido estaba aquel profundísimo valle, me quedé totalmente oscurecido y sin poder dar un paso en ninguna dirección.

Y el miedo aumentaba… Cualquier ruido me hacía alertar. Tuve que hacer esfuerzos para controlar mi estado de atención, pero te aseguro que no siempre lo conseguía. Mi esperanza era pasar desapercibido y esperar a la mañana a que volviese el sol a iluminar mi viaje.

Mi estado de nervios era ya tan grande que finalmente me puse a caminar a tientas. No podía pasar más tiempo en aquella situación, detenido y anclado en aquel lugar. Por supuesto, sin poder consultar mi mapa, ni poder ver hacia donde iba, aún me perdí más y aún más empeoró la situación. Sin embargo, poco imaginaba yo que lo más emocionante aún estaba por suceder.

Por fin me calmé un poco y pensé en todo aquello que me podría perder si continuaba haciendo caso al eco de mis miedos. Rápidamente desplegué el saco de dormir y me introduje dentro. Me hice un hueco entre ramas y hojas y me envolví entre ellas y me quedé quieto, escuchando la naturaleza y tranquilizando al miedo. Estaba tan cansado y asustado que no podía conciliar el sueño.

Sin embargo, cuando más perdido en mi conciencia estaba, algo sucedió. Una mezcla de sueño y cansancio hizo surgir un efecto en mí que me hizo entrar en una profunda y agradable sensación de bienestar. Comencé a oír pequeños sonidos que parecían, en su sonar, una bonita melodía. Centré allí mi atención, pues me parecieron tan agradables y tan cercanos que parecía que estuviesen hechos para mí. Me giré hacia un costado para oírlos mejor y efectivamente, era una dulzura escuchar tan sencilla canción. Enseguida comencé a percibir otros sonidos que sonaban acompasados como si estuviesen coordinados, como si tocasen a la vez. Mi miedo iba saliendo de mí, hipnotizado por aquella melodía y se iba poniendo a un costado: pude sentir como salía… Sin embargo no quise que se fuese del todo, pues era mio, y tenía muchas cosas que contarme de mí. Le pedí que se quedase a escuchar en la cada vez menos oscura noche, aquella sinfonía que tocaba para nosotros.

He de reconocer que se estaba tan bien… Fue una sensación de paz tan grande que no pude remediar olvidar todos mis pesares y pánicos y entregarme a aquel delicioso y agradable momento que se mostraba ante mí.

Y ahora que recuerdo: me olvidé totalmente del oso. Ya no era necesario encontrarlo: lo que había hallado era tan increíble que cualquier expectativa se quedaba corta.

La última imagen que vieron mis ojos fue la de una mirada que robé al cielo para hacerme con el brillo de su más estrellado firmamento… Un mar de emociones maravillosas me envolvió y me abrió la mirada a tan increíble paisaje de sonidos y tal sonora orquesta de bellísimas sensaciones.

Todo se veía tan increíblemente bello… Me sentí, no un ajeno, sino un aceptado. Como si volviese a casa después de mucho tiempo de haber estado fuera. Superada la puerta del miedo, sólo quedaba la acogida que tan gigante y bondadoso lugar me ofrecía con generosidad, como a uno más.

Y en medio de aquel increíble abrazo que aquel lugar me prestó, quedé totalmente dormido y acurrucado, mecido y acunado por las más bellas nanas y caricias de cualquiera de las muchísimas manifestaciones de afecto que aquella montaña me dio.

Me sentí más seguro y más protegido que nunca. Una sensación de paz me acabó llevando al más profundo y agradable sueño…

Un hermoso e invisible valle me envolvía amorosamente y me hundía en su profundidad para dormirme en su abrazo. Y el miedo durmió tranquilo a mi lado, sin la necesidad de poseerme. Mi miedo y yo nos hicimos amigos.

 

(el final, el día 8 de octubre entre a las 11:30 am i las 17:30 pm…)

En toda historia y en todo proyecto hay siempre una primera noche.

Ya llevaba muchas horas conduciendo y era muy tarde, cuando llegué a un precioso pueblecito en la comarca del Pallars, a 5 kilómetros de Sort. Es uno de aquellos lugares que figura en pocos mapas, donde no hay cobertura para el teléfono y donde la naturaleza y el hombre hacen las paces por su cercanía y respeto.

Así que aparqué en la misma carretera, bajé del coche y comprobé que hacía un frío intenso. La noche abierta y repletísima de estrellas endulzaba la sensación helada a las 12 de la noche, en pleno pirineo a más de 900 metros de altitud. Sin pensarlo mucho, cogí mis cosas y corrí veloz adentrándome en aquel antiguo poblado de pastores. Fui corriendo hasta la minúscula plaza, donde estaba mi anhelado refugio, donde me suelo esconder de la rapidez urbana barcelonesa.

No había ni una sola luz encendida en ninguna de las ventanas del pueblo. Todo era oscuridad alumbrada por una solemne luna. Abrí la puerta a prisa, pues el frío me helaba las manos. Así que entré y pude encender la luz, tuve una sensación de “estar en casa”, y de tranquilidad deseada, de aquellas que te alegran la llegada.

Fui abriendo las ventanas de todo el apartamento para que entrase al amanecer toda la luz que quisiera entrar. Había que estar preparado por si el sol salía al día siguiente y poderlo recibir como se merece. Una ducha caliente, un colacao con pijama y sofá y un buen libro, acariciaron los últimos momentos antes de ir a mi habitación a descansar.

Antes, cogí un mapa y tracé la ruta de la búsqueda del día siguiente. Debía de ser un itinerario que me llevase hasta mi apreciado amigo plantígrado. Ya había señalado los lugares, los caminos, los horarios, cuando pensé que ya era hora de meterme entre las sábanas de mi cama y dejar que llegase un nuevo día.

Ya tenía la luz de la mesita apagada y la almohada prestaba sitio a mis mejillas cuando me entregué al crepúsculo del sueño que se cernía sobre mí. El silencio de la frondosa noche pirenaica no dejaba oír más que el sigilo del sueño que se iba acercando.

Sin embargo, cuando estaba ya a punto de dormir, oí un ruido. Me alerté, pues allí no es normal oír voces humanas a aquellas horas. De repente comenzó a sonar la campana de la iglesia. Me puse unos vaqueros, una camiseta mal puesta y una chaqueta de esquí y salí deprisa a ver qué sucedía. Había unos cuantos vecinos del pueblo y otros que habían venido de los alrededores, en la plaza. Iban con linternas, cuerdas y estaban bien equipados.

¿Qué sucede? Pregunté a un hombre al que conocía.

Parece ser que hay un oso merodeando por el cañal de abajo. No pasa nada, puedes ir a dormir tranquilo.

¡De verdad! ¡No me lo puedo creer! – Dije yo emocionado… aunque disimulando un poco, pues para los pastores no es una buena noticia que el oso se acerque por sus territorios.

¿Y lo habéis visto? – volví a preguntar.

Ahora venimos de allí, pero no hemos visto nada. Suponemos que al presentir a los hombres ha huido… bueno, creo que ya ha pasado todo. Vamos a descansar y mañana será otro día.

Buenas noches Xavier – le dije.

Buenas noches Santi, me alegra que hayas venido estos días por aquí, ya hablamos mañana.

Y así acabó mi primera noche de búsqueda.

Cuando menos te lo esperas, aparece una señal que dice que tu anhelo está cerca.

Aquella noche fui a dormir con una sonrisa interior, de aquellas que te hacen soñar inmensamente. Fue muy bello pensar que mientras yo dormía, él ya paseaba muy cerca, por los bosques donde yo ya soñaba.

(continuará…)

Para el viaje:

  • Para los seres humanos es importante tener la sensación de “llegar a casa”. Largo puede ser el camino, interesante, aburrido, corto, inesperado o programado, pero es bueno que acabe con la sensación de “haber llegado a casa”.
  • Que entre luz en casa, suele ser algo muy normal cuando uno tiene abiertas las ventanas. Si nos olvidamos de abrirlas, por muy reluciente que esté el sol, nuestra vida será oscura y tenebrosa. Ojalá sepamos estar atentos y acordarnos abrir todas las ventanas que podamos en nuestras vidas y podamos tener vidas cálidas y plenas de luz.
  • Un mapa es un buen sistema para emprender un camino. Procura tener mapas, objetivos, destinos que te apasionen. Prepáralos por la noche antes de ir dormir… suelen ser buenos momentos de recogimiento, de complicidad y cercanía; así podrás soñar con ellos y te prepararán para levantarte con energía, motivación y vitalidad y despertar al nuevo día. El sueño nos predispone…
  • Estate atento/a, pues en el momento más inesperado, cuando ya no esperabas nada, la noche estaba más cernida y el silencio más adormecido, aparece una nueva señal que te acerca más a tu anhelo y te dice que ya estás cerca.

¿Quién, en la búsqueda de un oso, no ha encontrado alguna vez una iglesia con forma de huevo?

La iglesia de Pont de Suert es de una construcción muy especial. De aquellas que es imposible obviar.

Iba yo por la calle comiéndome un increíble bocadillo de queso pirenaico (de aquellos en que cada mordisco te acerca tres pasos al cielo) cuando me vi ante aquella fachada tan estética como espectacular. Con la boca entreabierta y con el pase al cielo en forma de queso y pan, me quedé admirado ante aquella iglesia tan espléndida. Rápidamente me guardé la comida en la mochila y me dispuse a entrar. No me podía perder aquel recinto sacro.

La puerta es muy pequeña comparada con la majestuosidad de la fachada. Tuve que entrar girado, pues mi bolsa y yo no cogíamos de frente. Así que una vez dentro me dirigí hacia un lateral y me dispuse a recorrerla para no perderme detalle. Poco a poco fui llegando al altar, donde el techo se hundía hacia arriba como si quisiese arañar el cielo. Fui dejándolo atrás y comencé a volver por el otro lateral hacia la puerta de salida. Y cuando estaba llegando a la mitad de la nave, vi como se abría a mi derecha una puerta que daba entrada a una capilla preciosa.

Sinceramente era alucinante la forma que tenía: ¡tenía forma de huevo!. ¡Era como si estuviese en el interior de un huevo! Había un solo asiento que daba toda la vuelta en su perímetro redondeado. El asiento sólo se interrumpía en la entrada de la capilla y en el pequeño altar que quedaba justo enfrente de la puerta. Me pareció tan sublime la idea que no pude resistir el quedarme allí un rato y contemplar tan maravilloso concepto.

Así que pasaba el tiempo, una mezcla de cansancio y placidez, invadieron mi cuerpo y me hicieron contemplar la idea de quedarme un rato más. Por lo que me senté justo entrando a la izquierda. El silencio y el reposo que siempre me han prestado las iglesias y catedrales, me han brindado grandes y epopéyicas siestas en las muy diferentes y diversas que he visitado en mis viajes. Por supuesto, sin mencionar las espirituales sensaciones y experiencias que he podido recoger en cada una de ellas. Pero en este caso, fue sueño: un dulce y deseado sueño, que no por ser sueño fue menos sublime o menos humano.

Y el tiempo pasó… hasta que un murmullo de una voz dulce y delgada comenzó a sonar en mis oídos. Poco a poco esa voz comenzó a despertar mis ojos somnolientos. Sin embargo, algo extraño sucedió. Cuando miré hacia mi lado izquierdo, que era de donde provenían las voces… no vi a nadie. Por un momento pensé que era una alucinación propia del sueño, pero no lo era. Me asusté, pues el sonido venía de un lugar de la capilla en el que no había absolutamente nadie. Mi corazón comenzó a acelerarse por momentos.  Cuando algo escapa a la lógica razón, el miedo y la alerta toman el control… qué curioso ¿verdad? Cuanta más razón y lógica hacen falta, las suplimos por miedo y angustia… Cosas que tenemos los humanos.

Sin embargo, así que fueron pasando los segundos, se me ocurrió pensar en lo que decían aquellas palabras venidas de quien sabe donde. Hasta ese momento sólo me había preocupado de que aquellas palabras no tenían una boca visible de emisión. Sin embargo no me había preocupado qué era lo que me decían aquellos verbos.

Es curioso: es justo lo que hacemos con las personas que vienen de lejos: nos preocupamos más por su procedencia que de aquello que nos pueden decir y aportar… tenemos miedo al fin y al cabo.

Era una voz muy bella. Un murmullo sutil. Una belleza que sólo se puede percibir cuando decides darle una oportunidad. Era una voz muy dulce: una dulzura que sólo se puede deleitar cuando hay sensibilidad para disfrutarla. Era suave y muy clara y flojita a la vez. Una voz que enamoraba y que así que la dejaba sonar me iba estremeciendo por dentro. Era tan agradable aquél musitado sonido…

Iba llegando de algún lugar lejano y que por más que miraba a mi izquierda, de donde provenía, no lograba encontrar su boca. Finalmente, noté como la puerta se abría a mi derecha. Me giré y vi lo que tanto me había intrigado: era una abuelita que hablaba susurrando una oración. Todo estaba explicado: su voz recorría en círculo toda la pared y cualquier sonido que se emitía hacia la derecha, iba recorriendo todo el perímetro de la capilla hasta llegar al lado izquierdo de ésta. Era un efecto acústico maravilloso. La abuelita, en su oración, decía cosas importantes para ella. De toda su plegaria, no pude evitar recordar tres frases que anoté en mi cuaderno. Poco imaginaba cuanto me iban a servir en mi búsqueda aquellas tres anotaciones.

Salí en silencio de aquel lugar, y de nuevo, bajo un hermoso sol de media tarde, proseguí con mi suculento bocadillo hasta llegar al coche, en el que continué el viaje, que ya me adentraba en el corazón de los más frondosos y perdidos pirineos.

(continuará…)

Para el viaje:

  • Cada vez que no entendemos algo y que nuestro mundo no tiene sentido solemos negarlo, apartarlo y reprimirlo… vale la pena dejar que la incoherencia nos visite de vez en cuando. Quizás tiene mucho que decirnos sobre nosotros. A veces, el conocimiento viene de voces poco habituales: deja hablar a los que hablan flojito, desde la humildad, desde la sutileza, desde el no-experto.
  • Muchas veces damos más crédito a las voces acreditadas por un título, por un estatus, que simplemente porque son voces dignamente humanas. Escucha a los que nadie escucha: en la diferencia suelen estar las grandes aportanciones.
  • Aprender a mirar hacia el lugar donde no miramos habitualmente, nos hace ver que las cosas que pensábamos que eran tan “raras” son más normales y explicables de lo que creíamos. Entendemos el mundo según las costumbres de cada uno, no como el mundo es en realidad. Cambia tus costumbres, recíclalas: date la oportunidad de mirar hacia otros lugares. Seguramente todo será más sencillo de lo que parece.

En busca del Oso – Capítulo III: “Dos maestras, un psicólogo y un melocotón…”

Nos sentamos los tres en una mesa y mientras acabábamos de comer, y después de dar el último mordisco a aquel singular bocata, entre simpatías y risas, subimos al coche y continuamos el camino juntos. ¡Qué cosas que tiene la vida! ¡Nunca diríais a qué se dedicaban estas dos amables personas! Eran maestras de escuela. […]


Nos sentamos los tres en una mesa y mientras acabábamos de comer, y después de dar el último mordisco a aquel singular bocata, entre simpatías y risas, subimos al coche y continuamos el camino juntos. ¡Qué cosas que tiene la vida!

¡Nunca diríais a qué se dedicaban estas dos amables personas! Eran maestras de escuela. En concreto de Ciencias Naturales. Y más concretamente: eran expertas en fauna de la zona. Ellas me podrían hablar del objetivo tan preciado de mi búsqueda: el oso. Para mi sorpresa sabían mucho sobre él. ¡Qué suerte tuve! ¡Me puse tan contento! Por fin alguien me daba noticias sobre mi esperado anhelo.

Me dijeron que era muy tímido. Que no conocían a nadie que lo hubiese visto nunca, pero que deja huellas a su paso y que es por eso que saben que existe. También me dijeron que no eres tú quien puede buscarlo, sino que es él el que decide encontrarse contigo. Eso no lo entendí mucho o más bien no lo quise entender… pero pensé que valía la pena seguir escuchando.

Contaban que los pastores lo temían, pues en las noches cerradas, cuando nadie lo espera, se aparece en la llanura saliendo de sus bosques, donde él es rey y escoge a su presa, dejando un rastro de sangre y pánico en el rebaño. Después desaparece con la majestuosidad de un ser libre y puro y se diluye en el bosque como si perteneciese a su frondosidad. Quedé tan maravillado de todo lo que decían de mi tan esperado oso… que cada vez tenía más ganas de encontrarlo.

El viaje se hizo corto. Llegamos a las 17:30 a Pont y las dejé en la estación de autobuses. Nos dimos los teléfono, por si un día… quién sabe…

Después de dejarlas, mientras mi coche se iba alejando, miré por el retrovisor como la vida pasaba y dejaba atrás aquella hora y media tan agradable con aquellas dos amables personas. El retrovisor de mi coche ha visto tantas veces como el bondadoso pasado se iba quedando atrás… Eso tienen los retrovisores que te dejan ver como el pasado se va alejando y lo puedes acompañar con una mirada de nostalgia y de despedida ¿verdad?

Ya tenía más pistas para encontrarlo. Estaba realmente contento. Lo anoté todo en mi cuaderno y me dispuse a pasear aquél lugar tan encantador.

Pont de Suert es un pueblecito de montaña. Allí reposté en la gasolinera y después me fui cerca de la calle principal y compré un melocón en un pequeño mercado para merendar.

Estuve preguntando a los aldeanos del lugar por plantígrado. No hacían buena cara a mis preguntas. Mi supuesto amigo invisible no tenía demasiada buena fama. Finalmente decidí reposar… llevaba ya unas horas conduciendo y allí se estaba tan bien… Después de descansar en un prado al lado del río Noguera Ribagorzana, hice algo muy habitual en mí. Siempre que visito un lugar me gusta visitar sus iglesias, pues suelen decir mucho de las gentes que allí habitan… de los creyentes y de los no creyentes.

Pont tiene una iglesia muy peculiar… guarda unos secretos que poca gente conoce. Yo descubrí uno. Uno que me dejó alucinado y que me dio una pista clave en mi búsqueda…

(continuará)

Para el viaje…

  • Las cosas importantes se suelen celebrar alrededor de una mesa, comiendo y compartiendo. Celebra, come y comparte.
  • Nuestras metas y anhelos nos dan pistas para que podamos llegar a ellos. De hecho los anhelos y sus anhelados se suelen atraer muchísimo. Suelen ser pistas claras, siempre y cuando tengamos los ojos claros para verlas. No hay un anhelo real sin una persona que lo anhele. Sólo el que desea puede crear un objetivo. El objetivo siempre depende del ser humano que lo ha creado, nunca al revés.
  • Es bonito pensar que nuestro anhelo también nos está buscando, y que es él el que decide encontrarse contigo. Sólo es necesario estar atento y estar en camino e inspirar la vida… dejar que suceda.


Eran las 15:00, y llevaba una hora y cuarto adentrándome por las inmensas explanadas de Lleida. Estaba a punto de llegar a la gran cordillera pirenaica. Se veía a lo lejos… se presentía muy cerca y espectacular. Me encanta retrasar el placer y hacer más deliciosa la imagen de aquello que está llegando sin dejar de mirarlo. Todo me parece más intenso cuando se comienza a intuir y te detienes para presentirlo. Impresionado por tan imponente imagen que se levantaba ante mí, detuve el coche y salí de él alucinado por tan espectacular imagen.

Después de continuar el viaje, al cabo de una media hora, me pareció una buena idea hacer caso a mi estómago hambriento y paré a comer un delicioso bocadillo en un bar de carretera en medio de los bellos parajes prepirenaicos. Qué poco imaginaba lo que allí iba a encontrar.

Hacía un sol inmenso. Salí del coche y me encontré en un pueblo desierto, lleno de una luz propia de la tarde y por donde de vez en cuando pasaba algún coche solitario y acelerado. Entré en el vacío bar y pedí a la rubia camarera, y de escasísimas palabras, la carta. Con una mirada de altivez me dijo:

–    No hay carta, sólo bocadillos…

Digamos que no le hice mucha gracia. A lo que le respondí:

–    Ya… ¿y tiene carta de bocadillos?

Porque claro… los bocadillos también tienen derecho a tener carta. Pero ella, sin turbar ni un solo poro de su cuerpo me volvió a decir.

–    No hay carta: sólo bocadillos.

En fin… que no le caí bien.

– Uno de tortilla por favor… si a usted no le es mucha molestia.

Me habían hablado tanto del oso que estaba totalmente dispuesto y motivado a encontrarlo. Dicen que es solitario, que se deja ver poco, que cuesta verlo. Yo pensé que si era un animal tan grande, no podía ser que fuese tan invisible. Así que ante la mirada poco receptiva de la camarera, me dispuse a preguntarle por aquél maravilloso animal:

–    Perdone, no sé si le importará que le pregunte por el oso. ¿Sabe usted cómo es él? ¿por dónde suele andar? ¿ha pasado por aquí? ¿a qué dedica el tiempo libre?

Ella, todavía acentuó más aún su mirada de escepticismo sobre mí. Esta vez ni siquiera me respondió. Se dio la vuelta, sin ningún tipo de miramientos e hizo como si yo no existiese. Acto seguido se volvió a girar hacia mí, con el bocadillo (muy bueno, por cierto), en un plato, y me lo dio. Y ante mi mirada perpleja y alucinada por la forma de pasar de mí, la chica me volvió a dar la espalda y se fue a la otra punta del solitario bar y me ignoró por completo. Aprendí que sólo aquellos que tienen voluntad de ver, pueden ver. Ella en mí no vio más que a alguien a quien no valía la pena ni atender… Seguramente harta de los típicos pesados de las barras de bar. Cabizbajo y apesadumbrado me fui vagando hacia mi humilde mesa a comer mi buen bocadillo, que tan buena compañía me hizo.

Sin embargo, como en cualquier aventura, algo debía de suceder en aquél estéril lugar, pues antes de acabar mi modesta comida, entraron dos chicas de unos treinta años: era como si la civilización hubiese llegado a aquél lugar. Fue como un soplo de aire fresco. Pidieron dos colas y dos bolsas de patatas. Estaban algo nerviosas, algo les urgía por dentro. En aquel momento salí al coche, el cual estaba aparcado en la misma puerta del bar, a buscar un diario que me acompañase el ágape. Al verme ellas abriendo el coche, salieron apresuradas a la puerta y me dijeron si iba dirección Viella. Yo asentí y les dije que sí. Enseguida me propusieron si las podía acompañar hasta Pont de Suert, un pueblecito que me cogía de camino. Por supuesto, me pareció una gran oportunidad para conocer a personas interesantes. Estar abierto hace que las cosas sucedan. ¡La aventura continuaba!

(continuará)

Para el viaje…

  • No todo lo que no ves, no significa que no exista, sino que, simplemente, no lo ves.
  • Retardar el placer máximo permite tomar más conciencia de las cosas, alargar los estados de placer y tener un sentido más placentero de todo aquello que nos sucede. Retardar la gratitud, el placer, el cénit… vale la pena.
  • A veces, cuando todo parece estar perdido, alguien entra por la puerta y cambia todo el escenario. Estar atento permite detectar los pequeños cambios que hacen radicalmente diferentes nuestra realidad y la transforman.
  • Estar abierto hace que las cosas puedan suceder y manifestarse.

¿Te has encontrado alguna vez con un oso? Llevamos tantos años oyendo hablar de él en cuentos, películas, documentales… que a mis 35 años me habría gustado conocer a uno en persona. Dicen que anda por el Pirineo y que hace de las suyas en rebaños de ovejas.

Aquel día yo trabajaba en Lleida, a una hora más o menos del Pirineo. Era un jueves y el viernes lo cogí de vacaciones, así que podía esconderme el fin de semana entre aquellas montañas que quedaban a una hora de camino o volver a la ciudad y urbanizarme un fin de semana más. No sabía qué hacer… diferentes cosas me decían el corazón por un lado y la razón por otro.

Cuando me dispuse en el coche para coger la autopista iba escuchando las noticias en la radio. El mundo seguía igual. Ya llevaba unos kilómetros y justo cuando estaba en el cruce que iba hacia Barcelona o hacia Viella, el volante de mi auto quiso girar hacia el norte, donde las montañas se llaman Pirineos. Una sonrisa interior me invadió. Apagué la radio, bajé las ventanillas del coche e hice sonar a Super Tramp… La búsqueda del Oso había comenzado.

(continuará)

Para el viaje…

  • Es interesante emprender búsquedas, no por lo que puedas encontrar sino por lo que te puede hacer vivir durante la travesía.
  • Es importante dejarse llevar por la intuición… si el volante se gira hacia Viella… déjate llevar. A veces, salirte del camino establecido hace que puedas dar nuevas oportunidades a tu vida.
  • Vale la pena dejarte seducir por tus bellos anhelos, por aquellos que siempre habías latido, por aquellos que te hacen tener una vida inspirada.
  • No todo lo que se busca se encuentra. Sin embargo, aquello que encuentras sin esperarlo, puede sorprenderte e ilusionarte. Lo esperado puede convertirse en obsesión y en exigencia… Lo inesperado suele ser lo esperanzado y lo agradecido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies